Ser feliz. Comer sano. Tratar bien a los demás. Si, el coaching o la psicología nos bombardean con consejos para tener una vida llena de dicha y felicidad. Muy bonito esto del desarrollo personal, pero… ¿Qué pasa si no me apetece prosperar en la vida, si me quiero quedar como estoy?

Si eres de aquellas personas a las que les da igual todo esto del desarrollo personal, tomar las riendas de tu vida y demás “fantasías” para lavarte el cerebro, estás de enhorabuena.

En este artículo, he recopilado para ti los 10 mandamientos para NO prosperar en la vida. Fáciles de aplicar y sin apenas esfuerzo.

No te entretengo más que sé que estás deseando leerlos.

Te dejo con ellos.

 

1. No leerás

Esto aplica tanto a libros, especialmente de no-ficción, como a blogs, ebooks, revistas o cualquier otro formato que contenga información susceptible de ser utilizada para mejorar algún aspecto de tu vida.

Dentro de este mandamiento estaría también la formación o educación. A no ser que desees alcanzar cierto éxito en tu vida personal o profesional, mi recomendación es que te olvides de todo lo que tenga que ver con el autoaprendizaje.

 

2. No cuidarás de tu salud

Ve tirando a la basura tu ropa de deporte porque en una vida mediocre no está bien visto el ejercicio físico. ¿Acaso no sabes el esfuerzo que conlleva mejorar tu estado físico en general?

Igualmente, abre la nevera y empieza a sustituir las frutas y verduras por comida procesada y poco saludable. ¡Con lo rica que está una pizza! ¿te vas a resistir?

En definitiva, no te preocupes demasiado de tu salud, requiere un esfuerzo que no está pagado. Además, ya saben lo que dicen: “De algo hay que morirse”.

 

3. No descansarás demasiado

Relacionado con la salud está el tema del descanso, pero merece mención aparte, debido a la excesiva importancia que se le da en el mundo actual.

Según este mandamiento, debes reducir tus horas de sueño y descanso, manteniéndote activo y produciendo la mayor parte del tiempo.

Recuerda que seguir aquellos consejos que te invitan a dormir lo suficiente, meditar o relajarte de vez en cuando, solo te llevaran a una vida desocupada y sencilla propia de gente feliz. ¡Que aburrido! ¿no?

 

4. No tendrás metas personales o profesionales

A no ser que quieras tener éxito en la vida, no te fijes objetivos, es decir, deja en manos de otros las decisiones sobre lo que deseas ser, hacer o tener.

Por lo tanto, sigue en ese trabajo que no te gusta solo porque te has acomodado o no hagas ese viaje que siempre has soñado. ¿Para qué complicarse?

De igual forma, no hagas planes de ningún tipo. Así que, olvídate de planificar en detalle los eventos importantes de tu vida. Dejarte llevar en la vida evitará que sufras un estrés innecesario.

 

5. No cuestionarás nada ni tomarás tus propias decisiones

Aunque relacionado con el anterior, este mandamiento hace hincapié en lo importante que es para no prosperar en la vida, el hecho de no hacerte responsable de ella.

Es decir, que ante cualquier decisión importante en tu vida, simplemente déjate llevar por los juicios preestablecidos por la cultura y la sociedad, y ellos te guiarán por el camino que debes seguir.

El hecho de cuestionarse las cosas hace que tengas la tentación de tomar tus propias decisiones, así que no corras riesgos innecesarios.

Hay una infinidad de “hayques” que te ayudarán a aclarar tus ideas ante cualquier evento en tu vida, como “hay que casarse”, “hay que tener hijos”, “hay que comprarse una casa”…elige el que más te convenga y sigue el camino marcado.

 

6. No tendrás ningún hobby

Si estabas pensando en aprovechar tu tiempo de ocio para desarrollar nuevas capacidades y desconectarte de la rutina, olvídate.

Según este mandamiento, cocinar, correr, leer o tocar un instrumento, son formas de entretenimiento que harán que tu vida mejore de manera exponencial sin que apenas te des cuenta.

Este mandamiento se refiere a que dejes tus pasiones a un lado y dediques la mayor parte del tiempo a actividades que apenas requieran esfuerzo mental y físico por tu parte, como tumbarte en el sofá a ver la tele o chequear cada 5 minutos las redes sociales.

 

7. Adquirirás malos hábitos

Una de las premisas más importantes para no prosperar en la vida consiste en boicotear tu salud, tanto física como mental. Por lo tanto, adquirir hábitos perjudiciales se convierte en el pilar fundamental para malograr tu vida.

Entre los ejemplos más conocidos de este tipo de hábitos se encuentran: fumar, abusar del alcohol, no hacer ejercicio o comer demasiada comida “basura”.

 

8. Gastarás todo tu dinero

Esto es lo que comúnmente se llama “vivir al día”, es decir gastar todo tu dinero (o casi todo) antes de que recibas un nuevo ingreso. Vamos que el tradicional “no llego a final de mes” debería ser una de las normas fundamentales de tu vida cotidiana.

A no ser que quieras tener cierta libertad financiera, el ahorro y la inversión deben quedar relegados de tu vida para siempre.

Ya sabes, déjate llevar por tus instintos más irracionales y compra compulsivamente. Y si no tienes dinero para pagarlo, fináncialo. Vale, si, te endeudas, pero al menos disfrutas de cosas que de otra manera no las podrías tener.

 

9. No tendrás pensamientos o deseos positivos

Los pensamientos crean la realidad, y si estos son positivos, lo único que consigues es vivir una realidad benévola y favorable.

Juzga, critica, quéjate, desconfía…cualquier cosa vale para generar en tu cabeza pensamientos negativos que te impidan prosperar en la vida.

Ya sabes la famosa frase: “Nunca positivo, siempre negativo”.

 

10. No te relacionarás con los demás

Son muchos los estudios científicos que demuestran que la felicidad del ser humano está basada, principalmente, en el contacto con otras personas.

Pero, seamos sinceros, ¿Quién quiere relacionarse siempre con los demás?

Si sigues este mandamiento, evitarás el compromiso de tener que ir a esa quedada con amigos que no te apetece nada o a comer en casa de tus padres todos los fines de semana.

Además, si te cuesta estar solo, siempre puedes usar los consejos del mandamiento anterior, ya que la gente huye de las personas negativas.

 

Conclusión

Vale, vale, ya acabo con esta broma.

Tranquilo, no me vuelto loco.

Obviamente, el objetivo de este artículo no es que malogres tu vida sino llamar tu atención, a través de la exageración y la ironía, para que hagas justamente todo lo contrario.

Está claro que mi intención no es que sigas este decálogo, sino que le des la vuelta y sepas lo que tienes que hacer para prosperar y tener éxito en la vida.

En cualquier caso, la realidad siempre supera a la ficción, y aunque parezcan exagerados, somos muchos los que, en algún momento, hemos cumplido o cumplimos a rajatabla alguno de estos mandamientos, aunque no seamos del todo conscientes.

Tener siempre presente estas pautas me ayudan a no perder el rumbo que quiero seguir. Espero que a ti también te sirva de inspiración.

Comenta qué te parece este decálogo y hagamos crecer esta comunidad de gente exitosa.

Share This